EL MEDIO AMBIENTE

 
EL MEDIO AMBIENTE | PROBLEMAS AMBIENTALES | CUIDA EL MEDIO AMBIENTE | NATURALEZA
 
EL MEDIO AMBIENTE
 
 
¿Qué es el medio ambiente?
El medio ambiente es el conjunto de componentes físicos, químicos, biológicos, de las personas o de la sociedad en su conjunto. Comprende el conjunto de valores naturales, sociales y culturales existentes en un lugar y en un momento determinado, que influyen en la vida del ser humano y en las generaciones futuras. Es decir, no se trata solo del espacio en el que se desarrolla la vida, sino que también comprende seres vivos, objetos, agua, suelo, aire y las relaciones entre ellos, así como elementos tan intangibles como la cultura.
En la Teoría general de sistemas, un ambiente es un complejo de factores externos que actúan sobre un sistema y determinan su curso y su forma de existencia. Un ambiente podría considerarse como un súper conjunto en el cual el sistema dado es un subconjunto. Puede constar de uno o más parámetros, físicos o de otra naturaleza.
El medio ambiente es muy importante, porque de el obtenemos agua, comida, combustibles y materias primas que sirven para fabricar las cosas que utilizamos diariamente. El es nuestro hogar, de el depende nuestra existencia humana. Al abusar o hacer mal uso de los recursos naturales que se obtienen del medio ambiente, lo ponemos en peligro y lo agotamos. El aire y el agua están contaminándose, los bosques están desapareciendo, debido a los incendios y a la explotación excesiva y los animales se van extinguiendo por el exceso de la caza y de la pesca.

El Ambiente es el sistema global constituido por elementos naturales y artificiales de naturaleza física, química, biológica, sociocultural y de sus interrelaciones, en permanente modificación por la acción humana o natural que rige o condiciona la existencia o desarrollo de la vida.

Hacer conciencia ambiental, es conocer nuestro ambiente, nuestro entorno, cuidarlo, protegerlo y conservarlo para que nuestros hijos también disfruten de un ambiente sano.

Conciencia Ambiental, es el entendimiento que se tiene del impacto de nosotros los seres humanos en el entorno, es decir; entender como influyen las acciones que cometemos cada día en el ambiente y como eso afecta el futuro de nuestro espacio y nuestros hijos.

Conciencia Ambiental por ejemplo: es entender que si yo, ciudadano común, derrocho o malgasto algún recurso natural, como puede ser el agua, mañana cuando quiera volver a utilizarlo ya no voy a poder, por no conservar y hacer conciencia en el uso racional de este recurso tan importante para la vida humana. No olvidemos que todos los recursos que nos brinda el ambiente son muy importantes y debemos hacer un uso racional de ellos. Eso es hacer conciencia ambiental.

La Conciencia Ambiental, se logra con educación, en todos los niveles de la sociedad, en todo momento y en todo lugar hay que educar para poder concientizar.


Está constituido por elementos naturales como los animales, las plantas, el agua, el aire, suelo y artificiales como las casas, las autopistas, los puentes, etc.

Todas las cosas materiales en el mundo tienen una estructura química que hace que sean lo que son y por eso nuestra definición dice los elementos que componen el ambiente son de naturaleza química.

También existen elementos de naturaleza biológica porque sabes que algunos componentes del ambiente tienen vida y sociocultural quiere decir que incluye aquellas cosas que son producto del hombre y que lo incluyen.


La calidad ambiental o gestión del medio ambiente son el conjunto de diligencias conducentes al manejo integral del sistema ambiental. Dicho de otro modo e incluyendo el concepto de desarrollo sostenible o sustentable, es la estrategia mediante la cual se organizan las actividades antrópicas que afectan al medio ambiente, con el fin de lograr una adecuada calidad de vida, previniendo o mitigando los problemas ambientales.
La calidad ambiental es uno de los componentes de la calidad de vida en una comunidad, ya que dependiendo del estado de los recursos naturales renovables que la rodean, se recibirán sus invaluables beneficios o en caso contrario, sus efectos que se reflejaran en un impacto nocivo para la salud especialmente sobre la niñez y la tercera edad.
Uno de los objetivos de su gestión es conservar un medio ambiente sano, para eso es necesario que los recursos naturales receptores de los vertimientos, residuos, y emisiones de las actividades como el agua, el suelo y el aire que conserve unas condiciones de cantidad y calidad que le permitan recibir un determinado nivel de contaminantes y tener la capacidad de auto-depurarlo, de tal forma que se conserve un medio ambiente adecuado, de tal forma para la vida tanto de las personas como de las diferentes especies de fauna y de flora que conforman nuestros ecosistemas.
 
Imagen
¿Cómo cuidar el medio ambiente?
Cuidar el medio ambiente es cosa de todos, tanto a nivel individual como global. Tan importante es que las empresas tomen conciencia de la necesidad de reducir sus procesos contaminantes como que todos y cada uno de nosotros entendamos que muchos pocos hacen un mucho.

Para lograr un grado de concienciación suficiente, es necesario informarse, aplicar a la práctica esa información, y difundirla a los demás. Por ejemplo, hay mucha gente que todavía desconoce las ventajas de la energía solar y del resto de energías renovables. Otros creen que reciclar es una tontería y que no sirve para nada.

Por último, cuando hablamos de cuidar el medio ambiente, siempre pensamos en organizaciones ecologistas que luchan a gran escala contra compañías que realizan prácticas perjudiciales para la naturaleza. No todo son películas de Hollywood en el cuidado al medio ambiente. A La Tierra le sirve cualquier pequeño gesto, y lo principal para empezar a cuidar el planeta es empezar por la base, es decir, por nosotros mismos.

Asimismo, es necesaria una mayor preocupación de los gobiernos y clases dirigentes para evitar las prácticas contaminantes. En muchos casos estas prácticas son provocadas por grandes empresas (petroleras, explotaciones mineras…) que, o bien cuentan con el beneplácito del gobierno de turno, o no han de hacer frente a unas normas anti-contaminación lo suficientemente estrictas.

Por otro lado, también existe, todavía a estas alturas, la necesidad de concienciar a mucha gente sobre la importancia de cuidar el medio ambiente. Hasta el gesto más sencillo puede ayudar a ahorrar agua o a evitar la tala de un árbol más. Con un gesto tan simple como tirar un pañuelo al contenedor de papeles en vez de al suelo, estarás contribuyendo a evitar la contaminación del suelo y poniendo tu pequeño granito de arena para que no se tale un árbol más innecesariamente.
Es evidente que para cuidar el medio ambiente como se debería lo primero es que los gobiernos y las grandes empresas contaminantes del mundo crearan una legislación mucho más sólida en este sentido. Pero como ben sabemos, en este mundo priman mucho más los intereses económicos que el cuidado del planeta, incluso ahora que sabemos a ciencia cierta que La Tierra está aquejada de problemas medioambientales cada vez más serios como el calentamiento global y el agujero de la capa de ozono.

Pero también sería un poco hipócrita por nuestra parte, por cada uno de todos nosotros, no reconocer nuestra pequeña parte de culpa en haber adoptado todas las comodidades del mundo capitalista, sin pararnos nunca a pensar en el respeto al medio ambiente, rodeados como estamos de las preocupaciones personales de la vida. Pero a lo largo de cada día hay decenas, cientos de actitudes que puedes llevar a cabo para contribuir, aunque solo sea un poco, al cuidado del medio ambiente.

Por ejemplo, una de las cosas básicas que todos podemos hacer para ayudar al cuidado del planeta es reciclar. Hoy en día se pueden reciclar casi todo tipo de materiales, y en cualquier ciudad existen contenedores y puntos de recogida fijos y móviles para reciclar papel y cartón, vidrio, plástico, pilas e incluso residuos químicos. En este sentido, cabe destacar que en España se ha avanzado mucho en relación al reciclaje y que somos una de las principales potencias europeas (se recicla papel y cartón por encima de un 73%, por ejemplo), pero aún se puede mejorar en el reciclaje de otros materiales.

Otro de los factores que más contribuyen a la contaminación son los vehículos y medios transporte. En el mundo existen miles de millones de vehículos, y sobre todo en el mundo desarrollado todo el mundo usa su coche para ir a cualquier sitio. El humo de los tubos de escape es uno de los principales causantes de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera en las grandes ciudades, así que me temo que nosotros como ciudadanos también tenemos mucha culpa de eso. Y soluciones haylas: apuesta por la bicicleta, por el transporte público, o por vehículos propulsados por energía eléctrica.

Aparte de esto, hay muchas otras actitudes que te pueden ayudar a cuidar el medio ambiente, por ejemplo todos los pequeños gestos que te ayudan a ahorrar agua, no ensuciar o tirar cosas al suelo, apostar por los materiales biodegradables, ayudar en tareas ecologistas como limpieza de vertidos u otras actividades en relación a la defensa del medio ambiente, etc. Siempre hay algo que puedes hacer por la naturaleza y, de hecho, se lo debemos.



CONSEJOS PARA CUIDAR EL MEDIO AMBIENTE

1.- Antes de comprar un producto, hazte la pregunta si realmente lo necesitas. Cualquier consumo innecesario es en esencia antiecológico y antieconómico, ¿no lo crees?.

2.- Sé crítico con la publicidad. Mira las cualidades de los productos, no los sueños que te venden en la publicidad muchas veces engañosa.

3.- Antes de tirar cualquier cosa a la basura, piensa si se puede reutilizar, reciclar o reparar, o si puede ser útil para otra persona.

4.- Evita las latas de bebidas, vale más el envase que su contenido y apenas se recuperan. La energía necesaria para producir y transportar una lata equivale a la mitad del bote lleno de petróleo.

5.- La energía que producen las pilas es más de 600 veces más cara que la de la red. Conecta los aparatos a la red siempre que esto sea posible. Si te es imprescindible usar pilas (nunca tires las usadas a la basura), procura que sean recargables.

6.- Desconecta los aparatos eléctricos de la red cuando no están funcionando. Algunos aparatos (como televisores) siguen gastando hasta un 33% de la energía.

7.- Prescinde de los electrodomésticos innecesarios como cepillos de dientes, abrelatas, cuchillos eléctricos, etc. Son mas cómodos algunos pero ninguno se iguala al sentimiento de hacerlo manualmente y saber que ahorraste miles de kilogramos de gases contaminantes que pudieron haberse liberado en alguna fábrica.

8.- Usa bombillas LED que duran mucho más que las bombillas tradicionales y que inclusiva las fluorescentes. Son de bajo consumo de energía para dar la misma cantidad de luz, con lo cual se termina ahorrando dinero y colaborando con el medio ambiente.

9.- Evita los aerosoles que contienen CFCs y que son causantes de la destrucción de la capa de ozono, u otros gases que también contribuyen al efecto invernadero. Los pulverizadores son una buena alternativa y son recargables.

10.-La gran mayoría de los productos de limpieza que se anuncian no sólo son innecesarios sino también muy nocivos para el medio ambiente. Casi toda la casa puede quedar perfectamente limpia con jabón, bicarbonato, vinagre y limón.

11.- Los ambientadores no eliminan los malos olores sino que desprenden otros más fuertes que nos impiden detectar los primeros. Que éstos sean legítimamente ecológicos, biodegradables y libres de químicos agresivos.

12.- Evita usar productos de limpieza agresivos: limpiahornos, lejía, etc., que impiden los procesos biológicos de depuración del agua. Nunca tires productos tóxicos, pintura o aceite de cocinar al desagüe. Llama a la empresa de agua y alcantarillado y pregunta. Esa es la salida moralmente correcta y tendrás a tu consciencia feliz. Lo otro, tirar donde te apetece para ser un “borrego” mas de los que sobran.

13.- Para ahorrar agua, instala un sistema de doble descarga en el inodoro, ya que vaciar la cisterna entera supone gastar de 10 a litros. Repara los grifos que gotean. Una gota por segundo son 30 litros al día de agua que se pierden. Hay que poner el hombro al cuidado del medio ambiente.

14.- Tapa siempre las cazuelas para no despilfarrar calor. La olla exprés es la mejor opción: ahorra tiempo y energía. Si no, son preferibles las cazuelas de hierro, acero inoxidable o barro antes que las de aluminio.

15.- En la alimentación, evita la comida basura o precocinada, ya que suele contener muchos aditivos y conservantes y viene sobreempaquetada. Procura consumir alimentos frescos, de temporada y de producción local. No les quitarás el poder nutricional que se pierde muchas veces al cocerlos, hervirlos o freírlos.

16.- Rechaza los alimentos envasados en bandejas de poliestireno expandido (corcho blanco). Los productos no son mejores porque vengan envueltos en plástico.

17.- Guarda los alimentos en la clásica fiambrera o tarros de cristal en lugar de envolverlos o taparlos con película de plástico o aluminio.

18.- Evita los productos que recorren grandes distancias antes de llegar al consumidor. Da preferencia a las alternativas locales. No tiene sentido consumir miel chilena, cerveza mejicana o galletas danesas. Solo incrementas la huella ecológica que dejas en el planeta.

19.- Aprovecha bien el papel: úsalo por las dos caras, utilízalo reciclado y envíalo después a reciclar.

20.- Si te es imprescindible usar el coche para acudir al trabajo, compártelo con otros compañeros o vecinos. En el tiempo o las vacaciones, no recurras siempre al coche, explora otras posibilidades de viajar o hacer excursiones en transporte público.

21.- Si te ha caducado algún medicamento, no lo tires a la basura ni al WC. Llévalo a la farmacia, donde deben hacerse cargo de él.


 
 
Escríbeme
Me interesa tu opinión